Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco celebró misa por migrantes y refugiados y pide “no permanecer insensibles”


Francisco celebró esta Misa en la Plaza de san Pedro para conmemorar la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, que este año tuvo como lema “no se trata solo de migrantes.”

Asistieron muchas personas de diferentes culturas, en representación de todos los emigrantes y refugiados del mundo. 

Uno de los gestos más conmovedores fue este Gloria interpretado por un coro multiétnico.

Durante su homilía, el Papa dijo que no se puede permanecer indiferente ante el drama de las viejas y nuevas pobrezas que embate la tragedia de la migración.

FRANCISCO
No podemos permanecer insensibles, con el corazón anestesiado, ante la miseria de tantas personas inocentes. No podemos sino llorar. No podemos dejar de reaccionar.

Francisco condenó la violencia en medio del drama de la migración y la actuación de algunos “países en vías de desarrollo que siguen agotando sus mejores recursos naturales y humanos en beneficio de unos pocos mercados privilegiados”.

FRANCISCO
Las guerras afectan sólo a algunas regiones del mundo; sin embargo, la fabricación de armas y su venta se lleva a cabo en otras regiones, que luego no quieren hacerse cargo de los refugiados que dichos conflictos generan. Quienes padecen las consecuencias son siempre los pequeños, los pobres, los más vulnerables.

Para cerrar la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, Francisco anunció un simbólico gesto y fue directamente a un lado de la Plaza de san Pedro para revelarlo.

Se trata de una imponente estatua que lleva por nombre “Ángeles sin saberlo”. Representa a 140 migrantes de diferentes culturas sobre una barca. Un gesto que busca recordar, como el lema de esta Jornada, que no se trata solo de migrantes.

Daniel Díaz Vizzi