Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco explica a nuevos cardenales qué causa grandes deslealtades en la Iglesia


El encargado de abrir el 6º consistorio para la creación de nuevos cardenales fue el español Miguel Ángel Ayuso. Es el presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso y en representación de los futuros purpurados dirigió estas palabras al Papa.

Reflexionó sobre el hecho de que muchos de los cardenales elegidos tuvieran esta similitud.

No somos pocos los que pertenecemos a órdenes religiosas que se distinguen por su carácter misionero.

El Papa recogió la reflexión en su homilía porque explicó cuál es la clave en la vida de un misionero, de un cardenal y de cualquier cristiano: recordar que no son mejores que el resto. Que ellos también han necesitado de la compasión de Dios. 

Francisco les dio este consejo a los nuevos cardenales.

FRANCISCO
Si no me siento objeto de la compasión de Dios no comprendo su amor. No es una realidad que se pueda explicar. O la siento o no la siento. Y si no la siento ¿cómo puedo comunicarla, testimoniarla, donarla?

El Papa les dijo que no tener este pensamiento presente es la raíz de muchas traiciones dentro de la Iglesia.

FRANCISCO
Muchos comportamientos desleales de hombres de Iglesia dependen de la falta de este sentido de compasión recibida y de acostumbrarse a mirar a otra parte, de acostumbrarse a ser indiferentes.

A continuación, Francisco los llamó uno por uno a los 13. Tres de los cuales superan los 80 años de edad por lo que no podrían votar en un eventual cónclave.

Este fue el momento más emotivo de la ceremonia. Los trece elegidos se arrodillaron de obispos y se levantaron cardenales. Después saludaron al resto de purpurados presentes y, como es habitual en este pontificado, fueron a saludar al Papa emérito, Benedicto XVI.

Javier Romero