Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Card. López Romero: Dudaba si hacerme sacerdote, pero una pregunta me cambió


El cardenal Cristóbal López Romero tiene 67 años y es salesiano. Es arzobispo de Rabat, en Marruecos, desde hace un año y medio, pero ha sido también misionero en Bolivia y Paraguay. 

CARD. CRISTÓBAL LÓPEZ ROMERO
Arzobispo de Rabat (Marruecos)
“Estaba bien, estaba contento, y acabando la Teología, dudé en el sentido de decir “¿pero por qué yo voy a ser sacerdote si yo me siento completo, me siento realizado, no me falta nada?” Tuvo que venir alguien a darme un poco, a darme un toque diciéndome: “¿Pero qué te has creído, que el sacerdocio es para uno mismo?” La pregunta no es si a ti te hace falta ser sacerdote, la pregunta es si los jóvenes necesitan sacerdotes que se preocupen de ellos. Y claro, a esa pregunta como salesiano, tuve que responder diciendo: Aquí estoy para hacer tu voluntad”.

Tiene el corazón en tres continentes. Nació en España; ha vivido la mayor parte de su vida en Sudamérica; y ahora está en Marruecos. Una vida que jamás habría imaginado.

CARD. CRISTÓBAL LÓPEZ ROMERO
Arzobispo de Rabat (Marruecos)
“Cuando fui a Bolivia destinado, subí al avión y a pesar de que los vuelos son muy cortos, te dan una cajita con un jugo y unas galletas. Y en la caja ponía el logo o el eslogan de la compañía aérea. Y el eslógan era “Déjate llevar”. Entonces para mí este ha sido y continuará siendo un eslógan de vida. “Déjate llevar”. Es como que Dios me dice, soy yo el que dirijo tu vida. Y eso me ha ido muy bien, siempre, porque cuando he tenido alguna dificultad, he podido protestar y decir: Señor, yo no he venido aquí, Tú me has traído, ahora por favor, me sacas las castañas del fuego”.

Ha vivido en culturas y situaciones muy diferentes, pero en su opinión, la prioridad de la Iglesia católica es siempre la misma. 

CARD. CRISTÓBAL LÓPEZ ROMERO
Arzobispo de Rabat (Marruecos)
“La prioridad no es engrandecer la Iglesia, la prioridad no es ser más, hacer más bautismos o hacer más matrimonios religiosos. La prioridad es construir un mundo de hermanos, con aquellos que comparten nuestra fe, o que tienen otra fe. Y con aquellos que no tienen ninguna”.

Haciéndolo cardenal, el Papa consigue que toda la Iglesia conozca las preocupaciones y la fuerza de los lugares donde los cristianos son minoría y deben ganarse un lugar en la sociedad. 

Javier Martínez-Brocal