Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Eugenio Dal Corso, un cardenal misionero para África


Uno de los nuevos cardenales creados por Francisco el 5 de octubre es el obispo emérito de Benguela, Angola, Eugenio Dal Corso. 

Se define como un cardenal misionero. Dice que el reto de la iglesia en África es no perder de vista a los pobres. 

CARD. EUGENIO DAL CORSO
Obispo emérito de Benguela, Angola
“Creo que la llamado de atención que quiere hacer el Papa con mi nombramiento es ir a las zonas más humildes, más pobres y socialmente más abandonada. Yo vivo en una zona muy pobre, incluso comen solo una vez al día”.

La mayoría de su ministerio sacerdotal lo ha desarrollado en las periferias del mundo. Vivió 11 años en Argentina y 33 en África, donde vive actualmente. 

CARD. EUGENIO DAL CORSO
Obispo emérito de Benguela, Angola
“Cuando les dijeron que el Papa me había elegido cardenal, se pusieron a llorar. Decían: 'Ahora se nos va'. Yo les dije: 'No, no, no, el Papa no me retira de este lugar. Regresaré con ustedes con mucha alegría”.

Una alegría que refleja en su compromiso con los más pobres y marginados de Angola, aún siendo obispo emérito. 

CARD. EUGENIO DAL CORSO
Obispo emérito de Benguela, Angola
“Muchos están bautizados, pero solo cuentan con el bautismo ya que hay pocos sacerdotes, casi ninguno ha estado allí. Entonces yo fui allí para ser sacerdote misionero. Comencé a impartir catecismo, primeras comuniones, confirmaciones y matrimonios y sigo trabajando allí. Volveré como obispo y ahora cardenal misionero.”

Aunque no podrá ser elector en un eventual cónclave por tener 80 años de edad, dice que esta nueva responsabilidad intensificará su labor pastoral en tierras africanas. 

Daniel Díaz Vizzi