Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Por qué Francisco no es comunista


El primer Papa que condenó el comunismo ateo fue Pío XI en su encíclica “Divini Redemptoris”. Pío XII dijo que los comunistas deben ser excomulgados. Aunque, quizás, Juan Pablo II fue el más enérgico, por vivir sus consecuencias.

Francisco sigue la línea de sus predecesores y ha condenado todas las formas de autocracia y totalitarismo de nuestros tiempos.

FRANCISCO
“Y cuando hablo de autocracia y totalitarismo no estoy hablando del siglo pasado, en el mundo de hoy, y quizás también de algún país de América Latina”.

El Papa latinoamericano ha denunciado que los totalitarismos no sono cosa del pasado y que hay políticos que pretenden dominar todas las dimensiones de la vida de las personas.

Ha preferido ir al centro del problema, defendiendo la dignidad y la libertad de cada persona. Le preocupa la huella que deja el totalitarismo en la sociedad.

FRANCISCO
“Estas guerrillas, que lo que de verdad hicieron, sea como guerrillas o como grupos paramilitares... y también la corrupción muchas veces. Han hecho tanto daño que han provocado esta enfermedad del odio”.

Caminos de odio que ha podido ver renacer en sus viajes por antiguos bloques comunistas. En Lituania, pidió recordar las persecuciones perpetradas por el totalitarismo.

FRANCISCO
“Hagamos memoria de aquellos tiempos, y pidamos al Señor que nos dé el don del discernimiento para detectar a tiempo cualquier rebrote de esa perniciosa actitud, cualquier aire que enrarezca el corazón de las generaciones que no han vivido aquello y que a veces pueden correr tras esos cantos de sirena”.

Cantos de sirena que Francisco prefiere encender en defensa de las periferias, “lejos de cualquier interés personal o ideología política”, así lo expresó en su primera exhortación apostólica. 

“Mi palabra no es la de un enemigo ni la de un opositor. Solo me interesa procurar que aquellos que están esclavizados por una mentalidad individualista, indiferente y egoísta, puedan liberarse de esas cadenas indignas”, escribió.

Palabras que en el mundo contemporáneo, para algunos, tienen un fondo comunista.

ANDREA TORNIELLI
Director Editorial de la Santa Sede
“(Decir que el Papa es comunista) es obviamente mentira. Simplemente el Papa recuerda páginas de la historia de la Iglesia y de Padres de la Iglesia que usaban palabras sobre los pobres que claro escuchándolas hoy podrían decir que son de izquierdas”.

Al Papa le molesta que digan que es comunista por decir que hay que ayudar a quienes descarta la sociedad. Ya Juan Pablo II decía que la Iglesia debe tener una atención preferencial por los pobres.

ANDREA TORNIELLI
Director Editorial de la Santa Sede
“No es solamente una cuestión de caridad o una atención social o política, en cualquier forma. Para el cristiano ayudar a los pobres tiene relación con el corazón de su fe. En el pobre, en el migrante, en el refugiado, en el marginado, el cristiano se ve el rostro de Jesús”.

Tragedias humanas que, en un mundo globalizado, obligan al hombre a girar la mirada para atender la raíz del problema: el odio, independientemente de la ideología que lo provoque.

Daniel Díaz Vizzi