Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Vaticano reabre Museo Etnológico y lo completa con un nuevo nombre


El Vaticano vuelve a abrir las puertas de su espectacular Museo Etnológico. Sigue estando en los Museos Vaticanos, pero ahora ha cambiado de nombre y se llama “Anima Mundi”. 

BARBARA JATTA
Directora de los Museos Vaticanos

“'Anima Mundi' es una expresión maravillosa, que atestigua que, como quiere el Papa Francisco, en este lugar está el alma del mundo. Por eso, cada visitante puede encontrar aunque sea una parte pequeña de su identidad cultural, religiosa y espiritual”.

P. NICOLA MAPELLI
Director, Museo Etnológico Anima Mundi

“'Anima Mundi' quiere decir el alma del mundo. Porque cuando exponemos objetos, no exponemos una realidad muerta, sino algo que expresa el espíritu de una cultura a través de su arte”.

Por ahora está abierta al público sólo la colección sobre Australia y Nueva Zelanda, que es la geográficamente más lejana al Vaticano. 

Merece la pena sólo por ver obras como esta espectacular corona de Papúa Nueva Guinea, hecha con plumas de cacatúa siguiendo una técnica secreta. 

También hay armas, máscaras y estatuillas. 

Unas de las más importantes es esta talla del dios Tu procedente de la Polinesia. Es un objeto rarísimo de una sola pieza, y es la primera obra que llegó de la región al Vaticano. La regalaron en 1837 a Gregorio XVI.

Otra importante pieza es este manuscrito.

P. NICOLA MAPELLI
Director, Museo Etnológico Anima Mundi

“Lo enviaron en 1904 los maoríes de Nueva Zelanda, cuando falleció el Papa León XIII y le sucedió Pío X. Por eso retratan a Pío X y le envían sus mejores deseos para el pontificado. Viajamos a Nueva Zelanda para encontrarnos con los descendientes de quienes hicieron este manuscrito. Nos ayudaron a traducirlo, pues está en maorí, es una de las primeras obras escritas”.

Muchos de estos objetos son regalos que llegaban al Papa de pueblos y culturas lejanas de Roma. 

Otros proceden de la gran exposición que organizó Pío XI en 1925 para dar a conocer y ayudar a apreciar las tradiciones artísticas y espirituales de los pueblos remotos. 

En aquel entonces visitaron este lugar 1 millón de personas. 

El éxito se mantendrá pues los Museos Vaticanos reciben unos 6.750.000 turistas al año.