Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco visitó Greccio para firmar Carta sobre la tradición del pesebre


Para iniciar el tiempo del Adviento, el Papa visitó el santuario franciscano de Greccio. El lugar donde, en el siglo XIII, San Francisco inició la tradición del pesebre.

Al llegar, el Papa saludó calurosamente a un grupo de enfermos y personas con discapacidad que lo esperaban en primera fila.

El Papa fue recibido por el obispo de Rieti y el responsable del santuario franciscano.

Un grupo de personas lo aguardaban con globos de colores. Mientras que un grupo de niños cantó esta canción sobre San Francisco.

Una vez dentro de la gruta del santuario, el Papa se sentó a rezar unos minutos en silencio.

Después firmó "Admirabile Signum", una Carta Apostólica sobre el significado de la tradición del pesebre.

Luego se detuvo a conversar con un grupo de religiosos. Allí, compartieron un momento de risas después de que los sorprendió con una pregunta inesperada.

¿Y cómo se comporta el obispo?

Después, todos se tomaron una foto grupal.

Al salir de la gruta, Francisco saludó a las personas que lo esperaban. Se sorprendió al verlos vestidos con los trajes que se usan en un nacimiento viviente.

El Papa ofreció una reflexión sobre la lectura del Evangelio de la Natividad de Jesús. Recordó la importancia de la simplicidad, la sabiduría, el silencio y la oración. Además recordó la importancia de reconocer en la Natividad el signo del inmenso amor de Dios por la humanidad.

FRANCISCO
“Este signo sencillo y visible del pesebre, que la piedad popular ha pasado de generación en generación, muestra el gran misterio de nuestra fe: Dios nos ama hasta el punto de compartir nuestra humanidad y nuestra vida. Nunca nos deja solos”.

Al terminar, el Papa les impartió la bendición. Pero antes de regresar a Roma, este coro se encargó de decir adiós.

Claudia Torres
Traducción: Daniel Díaz Vizzi