Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Cómo ha cambiado Hungría tras casi 10 años de políticas para estimular la natalidad


Hungría presume de sus políticas a favor de la familia. Las lanzó en 2010 para impulsar su bajo nivel de natalidad, y ya van dando resultados. De 1,23 hijos por mujer, ha pasado a 1,49. 

Además, según sus datos, en 10 años la tasa de empleo femenino ha pasado del 50,2% al 62,3%; el número de matrimonios ha aumentado un 42,4% y hay un 33% menos de abortos. 

La ministra para la Familia convocó en septiembre un congreso para seguir buscando medidas que ayuden a tener una sólida vida familiar. 

KATALIN NOVAK
Ministro para la Familia (Hungría)
“No hablamos sólo del problema demográfico, sino de cómo solucionarlo con las familias, apoyando a las familias”.

En el encuentro explicó las claves de las políticas de familia del país. Dice que Hungría invierte en ellas el 5% de su Producto Interior Bruto. 

Además, Hungría planea dar a quienes se casan 32.000€ de ayuda; también apoya préstamos para comprar una casa y reduce la hipoteca cuando nace el primer hijo; las madres de 4 hijos no pagan impuestos; y también ayudan a los abuelos. 

KATALIN NOVAK
Ministro para la Familia (Hungría)
“En Hungría tenemos mentalidad familiar. Estamos tratando de promover los valores familiares y hacer posible que los jóvenes tengan tantos hijos como quieran, en el momento en que quieran tenerlos”.

La estrategia de la ministra es ofrecer menos impuestos a quienes tengan hijos, y facilitar la decisión de iniciar una familia. Aunque la tasa de fertilidad ha aumentado un 20%, dice que aún queda mucho trabajo por delante. 

Durante su visita a Roma, visitó también al cardenal Kevin Farrell para explicarle las medidas adoptadas en Hungría. 

Rachel Dobrzynski
Traducción: Javier Martínez-Brocal