Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Obispo Silvio Báez: Yo no habría salido de Nicaragua, no habría dejado jamás el país


En los últimos años, la Iglesia nicaragüense ha atravesado una compleja situación, en especial tras las violentas manifestaciones de 2018.

En una de ellas incluso agredieron al obispo auxiliar, Silvio Báez. 

“Los obispos hemos podido constatar en persona el rostro agresivo, asesino de la estructura que está dominando a Nicaragua en este momento”. 

MONS. SILVIO BÁEZ
Obispo auxiliar de Managua, Nicaragua
“Se trata de una serie de problemas que pusieron a la Iglesia en una situación muy difícil. El Gobierno comenzó a ver a la Iglesia con mucha atención, como un potencial enemigo que, con una voz clara, muy crítica, pero sobre todo muy escuchada. Y esto era lo que más molestaba. Que las personas escuchan a la Iglesia, escuchan a los obispos”.

Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua, se convirtió en una de las voces más críticas de la crisis social que vive el país. Las tensiones se multiplicaron, recibió amenazas de muerte y el Papa le pidió que abandonara el país.

MONS. SILVIO BÁEZ
Obispo auxiliar de Managua, Nicaragua
“El Papa Francisco, al inicio del 2019, me pidió dejar el país por un tiempo para proteger mi vida y me pidió ir a Roma. Sin ninguna misión particular, simplemente con el deseo de proteger mi vida. Recuerdo una frase suya: 'No quisiera otro obispo mártir en Latinoamérica'”.

Actualmente se encuentra en Miami, junto a su familia, que vive allí exiliada. Dice que, a pesar de estar lejos de su tierra natal, su compromiso por la defensa de los derechos fundamentales de los ciudadanos sigue en pie.

MONS. SILVIO BÁEZ
Obispo auxiliar de Managua, Nicaragua
“Yo no hubiese salido de Nicaragua, no hubiese dejado jamás el país. Como pastor me siento de corazón cerca de las personas. Aunque estoy afuera me siento continuamente dentro, estoy allí con las personas; a través de las redes sociales y sobre todo con la oración”

Sobre los desafíos de la iglesia en Nicaragua, dice que prefiere una comunidad profética, pero con profundas raíces espirituales, a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia.

MONS. SILVIO BÁEZ
Obispo auxiliar de Managua, Nicaragua
“Este equilibrio no es fácil en un país como Nicaragua, donde si habla un obispo sus palabras son interpretaras como políticas. Y no es que la intención sea política, es que el entorno está altamente polarizado a nivel político, que las palabras son interpretadas por ambos bandos y hasta un poco desfiguradas. El equilibrio entre comunidad de fe y comunidad profética”.

Durante toda la crisis, la Santa Sede ha promovido una cultura de diálogo en el país a través de mesas de dialogo, aunque ninguna de ellas ha llegado a un resultado concreto. 

Daniel Díaz Vizzi