Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Científicos creyentes que salvaron millones de vidas gracias a sus descubrimientos


El británico Edward Jenner vivió entre los siglos XVIII y XIX y es considerado el “padre de la inmunología”. A él se atribuye el descubrimiento de la vacuna contra una de las peores enfermedades del momento: la viruela.

Era un hombre de profundas convicciones religiosas, al igual que Louis Pasteur, quien vivió en el siglo XIX. A él se le atribuye la vacuna contra la rabia y frases como: “un poco de ciencia aleja de Dios, pero mucha ciencia devuelve a Él”. 

A pesar vivir en épocas marcadas por el iluminismo y la contraposición ciencia – fe, no renegaron de sus convicciones religiosas. Es más, era un apartado importante en sus vidas y su aportación a la Ciencia contribuyó a salvar millones de vidas. 

En el siglo XX otros investigadores creyentes hicieron importantes aportaciones a la ciencia. Uno de ellos fue Jérôme Lejeune, descubridor del síndrome de Down, que está en proceso de beatificación. 

BIRTHE LEJEUNE
Mujer de Jérôme Lejeune (Marzo 2014)
“Mi marido era muy, muy católico pero discreto. No hacía grandes alardes de su fe. Rezaba, pero no era un hombre al que le gustara mostrarse así al público”.

Otro fue el sacerdote belga, Georges Lemaître, descubridor del Big Bang o la teoría de la expansión del universo.

Javier Romero