Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

"Fui golpeada, apagaban cigarrillos en mi cuerpo". El drama de la prostitución


“Llegué a Italia cuando tenía 16 años, me agarraron e inmediatamente me pusieron en un cuarto oscuro durante unos 2 meses, durante ese tiempo fui golpeada, apagaban cigarrillos en mi cuerpo, traían clientes en esa habitación y ellos mismos me golpeaban”.

Situaciones como estás son el día a día de muchas mujeres que, por pobreza y marginación, son víctimas de la trata y obligadas a entregar lo más preciado: su dignidad. 

La Comunidad Papa Juan XXIII ha visto en los ojos de ellas las ganas de salir de ese sufrimiento. 

ENKOLINA SHQAU
Comunidad Papa Juan XXIII
“Para nosotros es una gran injusticia. No pensamos que la prostitución es la profesión más antigua del mundo, es la injusticia más antigua del mundo. Son personas humanas que necesitan recuperar la dignidad que les fue robada. Por eso desde 1995 estamos trabajando en las periferias”.

Durante estos años han liberado de la esclavitud de la prostitución a unas 5.000 mujeres, en su mayoría provenientes de África y Latinoamérica.

ENKOLINA SHQAU
Comunidad Papa Juan XXIII
"El primer contacto con estas mujeres es un encuentro en la calle. Nos presentamos, les decimos lo que hacemos, por qué estamos allí y por qué vamos a su encuentro. Tenemos un número de teléfono donde nos pueden contactar en caso de necesidad, aunque si las chicas quieren venir inmediatamente con nosotros, son bienvenidas".

Durante estos años han derrumbado algunos prejuicios sobre este drama, como por ejemplo que sea una libre elección.

En el momento en el que una chica decide salir de ese mundo al conocer a la Comunidad Papa Juan XXIII, ellos la llevan a sus casas y le ofrecen cobijo y una formación para que puedan salir adelante.

ENKOLINA SHQAU
Comunidad Papa Juan XXIII
"(Por ejemplo) una chica nigeriana, que al conocerla en la calle era menor de edad quiso salir de ese mundo al conocernos. Estaba embarazada e inmediatamente vino con nosotros. Actualmente es madre de un hermoso niño precioso, se independizó, estudió y trabaja. Son historias que te llenan".

Incluso durante la cuarentena intensificaron su labor, apoyando y explicando las medidas de prevención.

El mismo Papa Francisco se ha acercado a la labor de la Comunidad Papa Juan XXIII. Durante el Jubileo de la Misericordia visitó una de sus casas en Roma y tuvo un gesto muy especial.

FRANCISCO
“Hoy os pido perdón a todas vosotras. Por todos los cristianos, por todos los católicos, que han abusado de ustedes. Y también pido perdón de mi parte, por no haber rezado lo suficiente por vosotras y por esta esclavitud”.

El Papa ha definido la prostitución con palabras muy duras. Dice que es una enfermedad de la humanidad, un vicio asqueroso que confunde hacer el amor con ventilar los instintos torturando a una mujer indefensa.

Daniel Díaz Vizzi