Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Una agenda papal totalmente marcada por el COVID-19


Julio es tradicionalmente el mes del descanso de los papas o también un período más de trabajo pero de puertas para adentro. 

Francisco solo presidió los Ángelus desde la ventana de los apartamentos pontificios. Sin embargo en agosto, retomará las audiencias generales o catequesis públicas. Seguirá dirigiéndolas desde la Biblioteca del Palacio Apostólico y no en el Aula Pablo VI, rodeado de gente.

Aunque el coronavirus haya mejorado notablemente a nivel oficial en Italia, las aglomeraciones siguen estando prohibidas. Por las calles de Roma ya se ven algunos turistas. Eso sí, la mayor parte de ellos procedentes de la Unión Europea.

En marzo, Italia llegó a ser el país con mayor número de fallecidos por coronavirus. Su situación ha cambiado radicalmente y de más de 6.000 nuevos contagios diarios se ha pasado a no superar los 400 en más de un mes. Sin embargo, el gobierno ha retenido oportuno prorrogar el Estado de Emergencia del 31 de julio al 15 de octubre puesto que deben decidir cómo organizar los grandes eventos que pueden provocar que la curva de contagios vuelva a subir.