Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa en 75 aniversario de bomba atómica de Hiroshima: Escuchemos a los supervivientes


Hasta ahora, este es el último viaje apostólico del Papa. Antes de la pandemia, en el mes de noviembre de 2019, Francisco pudo cumplir con uno de sus sueños de juventud: visitar Japón. Era el destino que quería como joven jesuita, pero por sus condiciones de salud sus superiores no se lo autorizaron.

Aquel viaje dejó mensajes e imágenes muy impactantes de parte del Papa, tanto en Hiroshima como en Nagasaki.

Francisco visitó los lugares exactos donde fueron lanzadas las bombas y llegó a conocer a alguno de los supervivientes. El Papa clamó entonces contra la posesión de armamento nuclear.

FRANCISCO
“Con convicción, deseo reiterar que el uso de la energía atómica con fines de guerra es hoy más que nunca un crimen, no sólo contra el hombre y su dignidad sino contra toda posibilidad de futuro en nuestra casa común. El uso de la energía atómica con fines de guerra es inmoral. Como asímismo es inmoral la posesión de las armas atómicas”.

Se cumplen ahora 75 años de la masacre de Hiroshima. Un 6 de agosto cayó allí la primera de las bombas atómicas. 3 días después, el 9 de agosto, fue lanzada la segunda que asolaría Nagasaki.

El Papa no se olvida ni de lo que vio en Japón ni de esta fecha y por eso ha enviado un mensaje a las autoridades de Hiroshima.

En él reitera que la posesión de armas nucleares es inmoral. Asegura que para que la paz florezca, es necesario que todos los pueblos depongan las armas de guerra, especialmente las más poderosas y destructivas, las armas nucleares.

Por último, Francisco invita a escuchar siempre las voces proféticas de los supervivientes de la catástrofe, porque son una advertencia para nosotros y para las generaciones futuras.


AC