Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

“Cuando un hijo es especial la pasión y orgullo se sublima”, embajador de México en Italia


Mucho color y creatividad son las características de las obras de arte de Fernando García de Alba. Un joven artista italomexicano de 30 años de edad que, en sus piezas, mezcla sus raíces mexicanas con su sangre romana.

FERNANDO GARCÍA DE ALBA
Artista
¿Escuchas música mientras dibujas?
Sí. ¿Qué tipo de música? Volare y Bella Ciao.

Es amante del fútbol y de la Juve. Su color favorito es el verde, se siente fascinado por la naturaleza y la belleza de las flores. Y le encanta la imponencia de las grandes construcciones como la Torre Eiffel.

FERNANDO GARCÍA DE ALBA
Artista
Para mi es la Torre Eiffel. ¿Te gusta la Torre Eiffel? ¿Por qué? Porque es alta.

Fernando descubrió su pasión por el arte a muy corta edad. En medio de reuniones familiares hacía retratos que luego regalaba a cada uno de los asistentes. Una pieza clave en este amor al arte ha sido su familia, especialmente su padre, embajador de México ante Italia.

CARLOS GARCÍA DE ALBA
Embajador de México en Italia
“Exactamente orgulloso. Más siendo hijo único y un hijo especial. Ver que, a pesar de sus limitaciones, ya que sí existen limitaciones con el Síndrome de Down él tiene gustos, aficiones, pasiones, hobbys, que logra reflejar. Es un gran orgullo. Todos los padres sienten orgullo por sus hijos, pero cuando es un hijo especial esta pasión y orgullo se sublima”.

Por eso, su familia le ha animado a recibir clases y a mejorar constantemente a través de herramientas y técnicas artísticas.

Recientemente el restaurante “La Cucaracha”, un rincón mexicano en Roma, ofreció sus paredes como plataforma para que este joven artista exhiba sus obras. La pieza principal de la muestra es precisamente una cucaracha.

Y es que para Fernando el límite de sus sueños va más allá de la altura de la Torre Eiffel.

Daniel Díaz Vizzi