Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco, muy preocupado por la posible guerra en el Cáucaso


Recemos juntos, en silencio, por la paz en el Cáucaso.

El Papa sigue de cerca la evolución de la crisis en entre Armenia y Azerbaiyán, dos países que él mismo visitó en 2016. Antes del Ángelus, Francisco se había reunido con el líder de la Iglesia Apostólica de Armenia, Karekin II.

El Papa también recordó que en ese día se conmemoraban dos jornadas mundiales. Por un lado la del turismo.

FRANCISCO
La Pandemia ha golpeado con dureza a este sector tan importante en muchos países. Quiero enviar mi apoyo a quienes trabajan en el turismo, sobre todo a las pequeñas empresas familiares y a los jóvenes.

Por otro lado el Papa recordó que también se celebraba Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado que la Iglesia impulsa desde 1914. 

FRANCISCO
Este año quise dedicar mi mensaje a los desplazados internos, quienes son obligados a huir, como sucedió también a Jesús y a su familia. “Como Jesús, obligados a huir”.

En la plaza había algunos refugiados y migrantes situados en torno al monumento que hace un año inauguró Francisco. Una obra artística dedicada a todos los migrantes de todos los tiempos que se llama “Ángeles sin saberlo”. Se trata de una barca en la que hay 140 migrantes o refugiados, tantos como columnas tiene la plaza. Es una obra del artista canadiense Timothy Schmalz, el mismo autor de otra obra conocida en el Vaticano; el “Jesús sin techo”.

Javier Romero