Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco: Nunca silenciéis a un bebé que llora en la iglesia


Al comenzar la audiencia general el Papa hizo dos comentarios. Uno para recordar que, por desgracia, a causa del coronavirus no se acercaría a los peregrinos para mostrarles su afecto. El otro aviso fue una reflexión que le vino a la cabeza al ver cómo una madre tranquilizaba a su bebé dándole el pecho. Dijo que esa era la imagen de Dios que cuida de cada uno.

FRANCESCO
Nunca silenciéis a un bebé que llora en la iglesia. Nunca. Porque es la voz que atrae la ternura de Dios. Gracias por tu testimonio.

A continuación Francisco retomó la catequesis sobre la oración. Explicó que no es un calmante para el ansia y que tampoco puede rezar quien odia o quien simplemente repite palabras.

FRANCISCO
El peor servicio que se pueda realizar a Dios y al hombre es rezar de modo cansado, rutinario. Rezar como loros. Bla bla bla bla... no. Se reza con el corazón. La oración es el centro de la vida. Si hay oración, el hermano, la hermana, se convertirán en importantes. Es más, también los enemigos.

El Papa dijo que hay una oración mentirosa. La de quien piensa que es un buen cristiano porque reza cuando en realidad le falta una cosa: preocuparse del prójimo.

FRANCISCO
Si rezas muchos rosarios al día pero hablas mal de los demás y tienes rencor, odio, contra otros, entonces lo tuyo es artificial. No es verdad. No es consistente.

De este modo Francisco concluyó su catequesis sobre la oración. Insistió en que para aprender a rezar se tomasen los salmos como inspiración y recordó que octubre es el mes misionero por excelencia. Por eso invitó a los cristianos a ser valientes y anunciar con palabras y obras el Evangelio.


Javier Romero