Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco pide a periodistas de EE.UU. que construyan unidad y no favorezcan división


Francisco se reunió con periodistas y fotógrafos de la agencia norteamericana Catholic News Service, que cumple 100 años.

Una conversación durante la que recordó que los medios tienen la responsabilidad de no alimentar sensacionalismos estériles o escándalos.

FRANCISCO
Yo pienso esto, tú lo otro, y podemos debatir, pero con el mismo corazón. Ayudar a la unidad. No favorecer la división. Porque el periodismo tiene cuatro pecados principales. No olvidéis estos cuatro pecados: desinformación, calumnia, difamación y coprofilia.

El Papa también elogió a la Iglesia en Estados Unidos y dijo que es valiente, generosa y humilde

FRANCISCO
Acoge a los migrantes. Y eso que la Iglesia hace por los migrantes es grande ¿no? Es generosa porque la Iglesia en EE.UU. tiene muchas posibilidades económicas y es generosa en la ayuda. FLASH Es una iglesia viva, viva, viva, ¿no? Hay grupos, quizás, tradicionalistas, pero aquí en el Vaticano, también. Para eso hay cura ¿no?

También Francisco bromeó sobre sus fuertes dolores de ciática. A causa de ellos, el doctor le recomendó anular varios eventos.

(Y el médico) dijo: 'Pero vaya al Ángelus para que no digan que está muerto'.

Durante el encuentro, los periodistas le entregaron una recopilación de sus oraciones y el “Council Daybook”, la recopilación que hizo la agencia de las sesiones del Concilio Vaticano II.

Traducción: Javier Romero