Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

La reforma económica de Francisco y el rol de la Unión Europea en la transparencia


El resultado de estos 8 años de pontificado a nivel financiero es el siguiente: un órgano, la Secretaría para la Economía que se encarga de supervisar todos los balances de las decenas de departamentos del Vaticano. Hasta ahora cada uno funcionaban por libre.

CRISTIAN MENDOZA
Pontificia Universidad de la Santa Cruz
“Vamos a poner todo junto para entender lo que tenemos. Eso tiene la parte positiva de saber exactamente cuánto se tiene y cómo se utiliza”

El otro eje fundamental de la reforma es el de reforzar los mecanismos internos de control y alarma. Que dentro del Vaticano se facilite la denuncia de actividades financieras sospechosas.

AUSTEN IVEREIGH
Biógrafo de Francisco
“Estamos empezando a ver ahora los primeros procesados bajo las nuevas leyes del Vaticano. Yo creo que ese es el proceso que va a continuar porque estamos hablando de delitos de hace muchos años atrás. Pero solo ahora se están enfrentando”.

Este nuevo sistema interno que advierte de actividades sospechosas es herencia del anterior pontificado. O mejor dicho, herencia de la Unión Europea. 

Por razones históricas el Vaticano no puede emitir su propia moneda. Se las hace Italia. Cuando llegó el euro, desde Bruselas hicieron el siguiente acuerdo con la Santa Sede: El Estado Ciudad del Vaticano podrá usar euros pero a condición de que introdujera los mismos mecanismos de control financiero que hay en los países de Europa. Así nació el AIF, la Autoridad de Información Financiera.

CRISTIAN MENDOZA
Pontificia Universidad de la Santa Cruz
“La Unión Europea ha pedido a todas las naciones que forman parte del acuerdo económico y que utilizan, por tanto, el euro, que tuvieran una agencia para la información financiera. Esta se encarga de vigilar que no haya dinero destinado al terrorismo y evitar el lavado de dinero procedente de acciones ilegales”.

Esta autoridad está en contacto con otros países y puede avisar de acciones fraudulentas como esta:

Advertir a las autoridades de España de que había una organización que se hacía pasar por el Vaticano para recaudar fondos. La policía actuó y frenó la actividad de la banda. 

Por eso se puede decir que parte del camino de la transparencia vaticana inició aquí, en la Casa de la Moneda de Roma.

Javier Romero