Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Cómo Miguel Ángel usa los rayos de sol y el Moisés para responder a protestantes


Por las tardes del equinoccio de primavera, el Moisés de Miguel Ángel muestra que es más que una obra de arte. Y es que esta escultura de la basílica de San Pietro in Vincoli, en Roma, no está colocada en un lugar al azar. 

Es la tumba del Papa Julio II. El arquitecto y restaurador Antonio Forcellino explica que, en 1542, Miguel Ángel decidió modificar la pieza para intervenir en el debate entre luteranos y contrarreformistas

Como se ve, la esculturas de la Caridad... y de la Fe... están a ambos lados de la gran estatua de Moisés, que domina el centro del conjunto.

ANTONIO FORCELLINO
Arquitecto y restaurador
“Estas figuras aluden claramente al debate sobre la salvación. Para los luteranos, la salvación se alcanzaba sólo por la fe. Los contrarreformistas decían que eran necesarias las buenas obras. FLASH La propuesta de Miguel Ángel, que se expresa en este monumento, es diferente. Es una posición de mediación”.

La obra fue dispuesta de tal manera que, por las tardes en torno al equinoccio de primavera, los rayos de sol se cuelan entre las columnas de la basílica e iluminan cada figura como si fuera una representación teatral.

ANTONIO FORCELLINO
Arquitecto y restaurador
“Este monumento se comprende plenamente en las tardes en torno a Pascua. Ahí, gracias a la inclinación del sol, la caridad y las buenas obras se transforman en luz, gracias al genio de Miguel Ángel”.

Los rayos de sol ayudan a representar la caridad como una luz que ilumina la verdad y la profundidad de la fe. Los estudios más recientes sugieren que esto es exactamente lo que Miguel Ángel pretendía hacer cuando dispuso ahí el grupo de esculturas. Usar la luz para dar claridad al significado de esta obra de arte intemporal.

CT