Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Aumentan las violaciones a la libertad religiosa en todo el mundo, según ACN


En 2018 Asia Bibi fue liberada tras cumplir una condena de 10 años de prisión en Pakistán. Había sido encarcelada por falsas acusaciones de blasfemia, un delito castigado con la pena de muerte. 

En la actualidad dice que la situación no ha mejorado en Pakistán y que se sigue abusando de las leyes contra la blasfemia.

ASIA BIBI
“Hay muchas otras leyes que nos discriminan y permiten la persecución legal de cristianos en el país”.

Pero Pakistán no es el único país en el que han aumentado las violaciones a la libertad religiosa en los últimos años, según el Informe 2021 de Ayuda a la Iglesia Necesitada.

ALESSANDRO MONTEDURO
Director de ACN (Italia)
“En 2018 se detectaron violaciones contra la libertad religiosa en 38 países y en la actualidad hay 62. En 2018 había 21 países con persecución extrema, hoy son 26”.

Y aunque países como Irak y Siria, han disminuido la persecución, ahora tienen que afrontar otros problemas graves.

ALESSANDRO MONTEDURO
Director de AIN (Italia)
“Por primera vez, Siria e Irak, en Oriente Medio, se encuentran entre los países marcados por las violaciones de la libertad religiosa, pero ya no están en la categoría de persecución extrema. No es que la situación esté resuelta. El problema allí ahora es de otra naturaleza, mucho más grave. Se llama pobreza. Se llama desempleo. Se llama sanciones económicas”.

Los grupos terroristas, desarticulados en Irak y Siria, llevaron sus ideales yihadistas radicalizados a países africanos como Chad, Mozambique, Malí, Níger y Burkina Faso.

Y también la persecución adopta otras muchas formas. En Corea del Norte y China, los grupos religiosos son sistemáticamente reprimidos por los regímenes autoritarios. 

Mientras que en países como India, Myanmar y Tailandia, el nacionalismo religioso alimenta la persecución de las minorías religiosas.

Aunque las estadísticas no son nada alentadoras, aún queda la esperanza de que la comunidad internacional trabaje para hacer frente a esta situación cada vez más grave.

CT

Traducción: Daniel Díaz Vizzi