Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Voluntarios católicos van a hospitales de India para asistir a moribundos de COVID-19


La pandemia se ha cebado con la India, donde sus hospitales están totalmente colapsados por el coronavirus. Es el tercer país del mundo en número de muertes causadas por el COVID-19.

Sin embargo, la crisis ha mostrado también la cara más solidaria, como este grupo de voluntarios de la archidiócesis de Bangalore. Son laicos jóvenes, sacerdotes y religiosas, que se han lanzado a los hospitales para ayudar a quienes yacen abandonados en sus habitaciones y pasillos.

ANIL D'SA
Archidiócesis de Bangalore (India)
“Muchos pacientes están muriendo por la falta de cuidados. Nadie se preocupa ni de llevarles comida. Por eso mueren tantas personas y por eso decidimos intervenir, para ayudar a esta gente”.

El padre Anil D'Sa es el director del departamento de juventud de la archidiócesis. Su equipo de voluntarios entra en los hospitales católicos completamente equipados para evitar el contagio. Sin embargo el riesgo de contraer el virus es alto.

ANIL D'SA
Archidiócesis de Bangalore (India)
“Están arriesgando sus vidas pero vienen porque quieren. No forzamos a nadie. Vienen porque quieren servir a los demás”.

Bangalore es la capital del Estado de Karnataka, en el sur del país. Aquí se han detectado cerca de 2 millones de personas infectadas por el virus. Los voluntarios son perfectamente conscientes del riesgo que corren, pero no se detienen.

ANIL D'SA
Archidiócesis de Bangalore (India)
“Queremos demostrar que Dios no se olvida de nadie, especialmente en estos momentos de crisis. Aunque solo sea tender la mano a una persona necesitada. Eso es lo que puede sanar al mundo”.

A pesar de que la India es uno de los mayores productores de vacunas, solo el 2,6% de su población ha recibido ambas dosis. Los voluntarios saben que no curarán a los pacientes, pero al menos, quieren suplir la falta de atención médica, con cariño humano.

Justin McLellan

Traducción: Javier Romero