Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Arzobispo en Marruecos pide no olvidar la otra cara de la migración


Santiago Agrelo fue arzobispo en Tánger entre 2007 y 2019 y conoce muy bien la situación de los migrantes que intentan desesperadamente buscar un futuro mejor. 

Cuando Francisco viajó a Marruecos, se lo explicó personalmente. 

“Ellos, que son los más vulnerables, llevan en el cuerpo las marcas de Cristo”.

Aunque vive retirado en Santiago de Compostela, todavía se conmueve al recordar los episodios que vivió en Tánger. Como cuando al final de la misa un grupo de jóvenes se le acercaba para pedir su bendición. 

MONS. SANTIAGO AGRELO
Arzobispo emérito de Tánger
“Tú sabes que te están pidiendo algo para echarse al día siguiente o esa misma noche al mar e intentar pasar el estrecho de Gibraltar. Entonces, tú, que los bendices, a ti, a quien no han dicho nada, porque no te han dicho a dónde van ni cómo van pues... ¿qué haces? Los bendices. Y... recuerdo uno de los párrocos que me decía: 'Uno tiene la sensación de que se les está dando la última unción'. Es así como funcionan las cosas”.

La iglesia en Tánger atendía a muchos necesitados. Los que peor lo pasaban eran los que venían de fuera de Marruecos. Algunos vivían escondidos en los bosques a pesar del frío invierno. Santiago Agrelo iba allí a darles comida y confiesa que regresaba completamente abatido.

MONS. SANTIAGO AGRELO
Arzobispo emérito de Tánger
“Para el obispo volver a casa y meterse en su cama normal, en una habitación se transforma en un recuerdo hiriente. En un recuerdo... ya no puedes estar en tu casa como si no hubieses dejado a tus hijos en el monte. Allí se quedan. Y esa es la situación de todos los días. No es de una semana en la que hay en Ceuta un acontecimiento extraordinario. No. Es la situación de todos los días”.

Le preguntamos qué piensa si el Papa visitara la frontera entre España y Marruecos como ya hizo en otros lugares semejantes como El Paso o Lampedusa. 

Dice que sería un evento precioso aunque reconoce que no sabría decir qué alcance político tendría.

MONS. SANTIAGO AGRELO
Arzobispo emérito de Tánger
"Él tiene una palabra serena, profunda, lúcida, clarividente, y llega a donde tiene que llegar. Quiero decir: llega al corazón de la gente sencilla".

"Yo no soy capaz de ver lo que hay detrás de la política para que ciertas cosas se ignoren y otras se resalten. No soy capaz. Entonces, me abstengo de pensar: y uno continúa con su pequeña lucha para cambiar la conciencia social".

Por eso pide con insistencia que no se criminalice a los migrantes y que se recuerde también la otra cara de la migración, la que él pudo tocar con sus manos: la cara del miedo, la pobreza y la soledad que para curarse, más que nada, necesita cariño.

Javier Romero

RR