Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa: Es inhumano estar tan absorbidos por el trabajo que no se encuentre tiempo para rezar


Se nota que la emergencia sanitaria está mejorando en Italia, porque fue la audiencia general más concurrida desde que permitieron la entrada de peregrinos.

Francisco dedicó mucho tiempo a saludar a las personas. 

Dio consejos a esta pareja de recién casados... 

Dejó su firma en libretas o fotos...

… y hasta recibió regalos.

Luego adelantó que esta sería la penúltima catequesis sobre la oración. Explicó cómo vivir en nuestro tiempo la propuesta de San Pablo, que pedía “rezar sin interrupción”.

Dijo que no se trata de una utopía y que también en medio de las ocupaciones cotidianas se puede permanecer en contacto con Dios.

FRANCISCO
"Es inhumano estar tan absorbidos por el trabajo que no se encuentre tiempo para rezar. Del mismo modo, tampoco es sano llevar una vida de oración que te separe de la vida. Una oración que te separa del vivir concreto se convierte en espiritualismo".

El Papa dijo que un trabajo normal ayuda a estar en contacto con la realidad. 

Francisco recordó las dificultades de quienes tienen muchos hijos, para los que objetivamente es difícil encontrar tiempo para rezar. Les recomendó evitar la tentación de la nostalgia por una vida en la que lo tenían todo controlado.

FRANCISCO
"Un papá y una mamá, ocupados en mil tareas, pueden sentir la nostalgia por un período de sus vidas en los que era fácil encontrar tiempos fijos y espacios para rezar . Luego están los hijos, el trabajo, las ocupaciones de la vida familiar, los padres que se hacen mayores... Se tiene la impresión de que no se llega nunca a terminar nada. Es entonces cuando conviene pensar que Dios, nuestro Padre, que se debe ocupar de todo el universo, se acuerda de cada uno de nosotros. También nosotros debemos recordarlo siempre".

En esta audiencia ya no estaba presente el traductor francés, el padre Landousies. 

En estas semanas dejará el Vaticano. El Papa lo ha elogiado públicamente por su servicio discreto y eficaz. 

Javier Romeo

VM