Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Madre de niña con necesidades especiales ayuda a familias a afrontar retos de la vida


Jeannie Ewing tiene cinco hijos, pero ser madre no siempre fue cómo lo imaginó.

Su segunda hija, Sarah, nació con síndrome de Apert, un trastorno congénito en la formación de los huesos que puede afectar al desarrollo cognitivo. 

Para Jeannie y su esposo Ben, aceptar a su hija tal y como nació fue un testimonio de su fe.

Incluso la doctora que atendió el parto quedó impresionada por cómo la pareja sostenía con cariño a su hija en el quirófano.

JEANNIE EWING
Conferencista
“Dijo que notó que mi esposo y yo abrazábamos con tanta naturalidad a nuestra hija, sin saber realmente lo que estaba pasando, sin saber si iba a vivir o morir, que la amábamos como los padres de un bebé sano amarían a su hijo. La doctora lo resumió con una frase: Eso es lo que haría una persona de fe”.

Ahora, Jeannie recurre a su formación en Psicología y a su experiencia como madre de una niña con necesidades especiales para ayudar a otras familias a superar los retos de la vida. 

JEANNIE EWING
Conferencista
“No se trata sólo de cómo estoy criando a mis hijos, se trata de cómo Dios se sirve de los niños, de los inocentes, para llegar a los que somos más complicados intelectualmente o nos perdemos en nuestros problemas y preocupaciones. Para mí, mis hijos me enraízan, me devuelven a lo que verdaderamente importa”.

Sus libros son un recordatorio de que la vida familiar no siempre es fácil, pero que al aceptar sus retos podemos acercarnos a Jesús. 

JEANNIE EWING
Conferencista
“La realidad de la Cruz no desaparece cuando nos casamos. En realidad se profundiza, y necesariamente debemos adentrarnos en nuestra fe, hasta el punto de aferrarnos más plenamente a la Pasión de Jesús”.

Aunque criar una familia no siempre sale tal y cómo se planea, la historia de Jeannie es sólo un ejemplo de sus muchas alegrías inesperadas. 

JM