Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Cardenal Matteo Zuppi recuerda su trabajo de mediador de paz en Mozambique


El actual arzobispo de Bolonia, el cardenal Matteo Zuppi, es un purpurado con experiencia diplomática en conflictos difíciles.

Estaba en el equipo de mediadores que arrancó el acuerdo de paz en Mozambique a inicios de los años 90.

CARD. MATTEO ZUPPI
Arzobispo de Bolonia (Italia)

“¿Cómo lo conseguimos? En primer lugar, había que descubrir quiénes eran los interlocutores. Uno era nítido y era el gobierno, aunque dentro del gobierno había varias tendencias. Pero la otra parte no era tan evidente. Estaba la Resistencia Nacional Mozambiqueña, una guerrilla que el gobierno calificaba de bandidos armados y les quitaba toda legitimidad política”.

Con mucha paciencia y tacto, el cardenal recuerda que como mediadores consiguieron que el gobierno hablase con la guerrilla.

Tras dos años y medio de negociaciones, firmaron un tratado de paz en la sede de Roma de la Comunidad de San Egidio y pusieron fin a una guerra de 17 años. 

El cardenal subraya que es muy difícil conseguir una paz duradera. Dice que en situaciones como la de Mozambique se puede apagar la llama pero que la brasa puede reavivarse fácilmente.

CARD. MATTEO ZUPPI
Arzobispo de Bolonia (Italia)

“Hay muchos conflictos en los que por desgracia no es claro quiénes son los interlocutores y solo existe la lógica de la violencia. Puedes bajar un poco la temperatura y hacer de ellos “conflictos de baja intensidad”, pero no desaparecerán y la intensidad, a veces puede crecer”.

La Comunidad de San Egidio a la que pertenece es una institución especialmente comprometida con procesos de paz. Actualmente está promoviendo el diálogo en Sudán del Sur.

También es la institución responsable de muchas actividades de ayuda a migrantes. Son uno de los promotores de los corredores humanitarios que ayudan a los inmigrantes a integrarse en países de Occidente.

Javier Romero