Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

“Si existe un infierno en la tierra, es la prisión de Pademba”


“Duermen en la calle. Trabajan en la calle. Su hogar, es la calle”.

En la prisión de Pademba, en Sierra Leona, hay más de dos mil reclusos que conviven en condiciones inhumanas por delitos que, en muchos casos, ni siquiera han cometido. 

El misionero salesiano Jorge Crisafulli lo muestra en el documental 'Libertad'. Con varios voluntarios, entra en la cárcel en busca de menores vulnerables para ayudarles a salir de allí.

"Hay muchas pandillas en la calle que usan violencia contra otras. Alguien muere, es asesinado, y la policía viene y agarra a cuatro o a cinco, a los que pueden, e inmediatamente les cambian la edad. En vez de poner dieciséis o diecisiete años, ponen siempre de dieciocho hacia arriba. Y uno puede ver en los rostros que son menores”.

En la prisión sufren penas exageradas. Muchos de los reclusos pesan alrededor de treinta kilos. No tienen agua ni comida ni medicinas. También son muy frecuentes los abusos sexuales.

JORGE CRISAFULLI
Misionero salesiano en Pademba
“Llegó un momento para él que veía morir a otros niños en sus celdas. Y lo ha vivido. Escuchaba que en otras barracas morían adultos, morían niños... Llegó a perder la noción del tiempo, de cuánto tiempo llevaba en la prisión o cuánto le faltaba para salir. Llegó a pensar que iba a morir en la cárcel, que su destino era morir en la cárcel”.

Chennor vivió esta situación durante ocho años en la cárcel de Pademba. El exrecluso es uno de los protagonistas del documental. 

Ha rehecho su vida y ahora ayuda a otros presos. También difunde lo que sucede en Pademba. Cuenta cómo volvió a la celda del prisionero que abusó de él para perdonarle. 

“Don Bosco ha cambiado mi vida... Para mí, en el futuro, quiero hacer lo mismo. Quiero seguir los pasos de Don Bosco”.

JORGE CRISAFULLI
Misionero salesiano en Pademba
“Y ha ido a encontrarse con su abusador. Le ha pedido que lo mire a los ojos. Ahora él entra con una situación de autoridad. Ahora él es el fuerte y el recluso que lo había abusado está en una situación de debilidad, hasta un punto que no quería mirarlo a los ojos, que no quería hablar con él. Y él le dice: 'no, mírame a los ojos. Te quiero decir algo. Te perdono, pero te doy un aviso muy fuerte: no vuelvas a tocar a un niño dentro de esta prisión'”.

Los misioneros salesianos son, en muchas ocasiones, la única alternativa para estos jóvenes. Se preocupan por su salud y alimentación. Les dan apoyo legal y espiritual. 

JORGE CRISAFULLI
Misionero salesiano en Pademba
“La amabilidad ya es un importante paso de sanación interior. El conocer sus nombres y llamarlos por sus nombres. El mirarles a los ojos y preguntarles cómo están”.

Jorge Crisafulli y los voluntarios entran en la prisión de Pademba para cambiar el destino de los menores que viven ahí dentro. Ahora están difundiendo el documental para recoger fondos y salvar vidas.

BSB