Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Roma restaura la obra maestra de Bernini, la capilla del éxtasis de Santa Teresa


Una obra maestra barroca de incalculable valor ha sido totalmente restaurada en la iglesia de Santa Maria della Vittoria, en Roma. Se trata de la “Capilla Cornaro” de Gian Lorenzo Bernini, que el artista terminó en 1653.

MARIELLA NUZZO
Directora científica del proyecto de restauración
“Toda la obra fue creada por Bernini. El propio artista la llamó su 'men cattiva opera', o su mejor obra”.

DANIELA PORRO
Superintendente especial de Roma
“Es una obra caracterizada por la armonía de todas las artes que componen esta obra maestra: arquitectura, pintura y escultura. Pero también la escenografía y la iluminación artística”.

El punto central de la capilla es una escultura de Santa Teresa de Ávila en éxtasis. Muestra un ángel que atraviesa a la santa con una lanza de oro que simboliza el amor de Dios.

La parte superior de la capilla está adornada con un fresco que representa los Cielos, con ángeles que dan la bienvenida a Santa Teresa.

DANIELA PORRO
Superintendente especial de Roma
“También restauramos el gran arco decorado con ángeles. Allí se pueden ver inscritas las palabras que la santa escuchó en el momento del éxtasis”.

Las palabras que oyó Santa Teresa están escritas en latín y se traducen como: “Si no hubiera creado el Cielo, lo crearía sólo para ti”.

La capilla fue encargada por la familia Cornaro, quienes también aparecen en la obra de Bernini, como espectadores que observan la experiencia mística de la santa, como si estuvieran en un teatro.

DANIELA PORRO
Superintendente especial de Roma
“Estamos muy satisfechos con esta restauración total, que permite a los estudiosos, a los fieles y al público en general, que vuelve a visitar Roma y sus maravillas, apreciar por fin toda la complejidad de esta extraordinaria obra del Barroco romano”.

El esplendor totalmente restaurado de la obra maestra de Bernini es un motivo más para regresar a la Ciudad Eterna.

BSB/CT