Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Anécdota sobre el perdón contada por el Papa durante encuentro con los católicos de Chipre


Durante el encuentro con la comunidad católica el Chipre el Papa contó una anécdota para ilustrar cómo es la misericordia de Dios:

Cuando leo la parábola del hijo pródigo... el hermano mayor era un juez estricto, pero el padre era misericordioso, queda muy clara la imagen del padre que siempre perdona, o mejor dicho, que siempre está ahí esperando para perdonarnos.

El año pasado un grupo de jóvenes que hacen espectáculos de música pop quisieron representar la parábola del hijo pródigo, cantada con música pop y el diálogo... ¡Hermoso! Pero lo más hermoso es la discusión final, cuando el hijo pródigo va a un amigo y le dice: "No puedo seguir así. Quiero ir a casa, pero tengo miedo de que mi padre me cierre la puerta en las narices y me eche. Tengo miedo y no sé qué hacer' - "¡Pero tu padre es bueno!' - 'Sí, pero ya sabes... mi hermano está ahí, calentándose la cabeza'. Así era el final de esa ópera pop sobre el hijo pródigo, ero el amigo le dice: 'Haz una cosa: escribe a tu padre y dile que quieres volver, pero que tienes miedo de que no te reciba. Dile a tu papá que si quiere darte la bienvenida, que ponga un pañuelo en la ventana más alta de la casa, para que tu padre te diga de antemano si te recibirá bien o te echará'. Ese acto termina.

En el otro acto, el hijo se dirige a la casa de su padre. Y cuando está en camino, se da la vuelta y vemos la casa de su padre: ¡estaba llena de pañuelos blancos! ¡Lleno! Esto es Dios para nosotros. Esto es Dios para nosotros. No se cansa de perdonar. Y cuando el hijo empieza a hablar: 'Ah, señor, he hecho...' - 'Silencio', le hace callar.