Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

San Tito Brandsma, mártir del nazismo elevado a los altares


Tito Brandsma fue un carmelita holandés, profesor y periodista asesinado en un campo de concentración nazi.

San Tito Brandsma, sacerdote carmelita de origen holandés, fue también profesor y periodista. Murió asesinado en un campo de concentración nazi. 

Tras la invasión del Tercer Reich en 1940, Brandsma sirvió de enlace entre las redacciones de los diarios y el episcopado holandés. 

P. FERNANDO MILLÁN ROMERAL
Vice-postulator de la causa de canonización
A él le tocó visitar los distintos periódicos católicos para decirles que no podían publicar la propaganda nazi. Y si publicaban esta propaganda, pues dejarían de ser considerados católicos.

El 19 de enero de 1942 Tito Brandsma estaba regresando al convento cuando fue detenido y encarcelado en la prisión de Schevenigen. Después lo trasladaron al campo de concentración de Dachau, donde murió por inyección letal. Pero antes había tenído una experiencia muy fraternal con los más de 2.000 sacerdotes y religosos que estaban con él.

P. FERNANDO MILLÁN ROMERAL
Vice-postulator de la causa de canonización
A veces es difícil encontrar testimonios pero en el caso del padre Tito desde el primer momento hay fama de sanctidad. Entonces los compañeros de presidio, los que estuvieron con él, los sobrevivientes de Dachau pues escriben una carta pidiendo que se inicie el processo de beatificación.

El milagro atribuido a su intercesión fue la curación de un sacerdote carmelita, el padre Michael Driscoll, de un "melanoma metastásico de los ganglios linfáticos" en 2004. 

Párroco en Estados Unidos, se encomendó al Beato Tito Brandsma cuyo testimonio conoció cuando era seminarista a través de un profesor holandés que había vivido en la misma comunidad que Brandsma cuando fue detenido por la Gestapo.

P. MICHAEL DRISCOLL
Beneficiario del milagro
Todos los oncólogos le dijeron "tiene usted un cáncer muy, muy, muy grave", así que eso me metió miedo.

Cuando tuve este cáncer la gente me dijo que rezara al Padre Tito. Necesitamos un milagro, y así fue como empezó.

Después de ser operado, el padre Driscoll dice que los médicos esperaban que el cáncer volviera a aparecer. Él siguió rezando, y su curación, una vez considerada definitiva, le ha valido por parte de la Iglesia universal el reconocimiento de santidad a Tito Brandsma.