Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

77 años de la bomba atómica de Nagasaki, el Papa lucha por el fin de las armas nucleares


Han pasado 77 años desde que la bomba atómica cayó sobre la ciudad de Nagasaki (Japón), que dejó unos 39.000 muertos.

A lo largo de su papado, el Papa Francisco ha hablado en repetidas ocasiones sobre las consecuencias del uso de las armas nucleares. Ha criticado la acumulación de armas, calificándola de "lógica del miedo".

PAPA FRANCISCO
Las armas de destrucción masiva, especialmente las atómicas, no crean más que una falsa sensación de seguridad y no pueden constituir la base de una convivencia pacífica entre los miembros de la familia humana.

Recientemente, el Papa Francisco actualizó su postura sobre la moralidad de las armas nucleares. En su vuelo de regreso de Canadá, el Papa argumentó que la simple posesión de armas atómicas es inmoral.

Durante su viaje a Nagasaki en 2019, el Papa Francisco visitó el lugar donde se lanzó la bomba atómica en 1945. Invitó a los países a utilizar su dinero para ayudar a los pobres y necesitados en lugar de para las armas nucleares, argumentando que son contrarias a la paz.


PAPA FRANCISCO
La paz y la estabilidad internacional son incompatibles con todo intento de fundarse sobre el miedo a la mutua destrucción o sobre una amenaza de aniquilación total

Francisco incluso se ha reunido con supervivientes de los bombardeos y ha escuchado sus historias. 

En 2019, se reunió con Setsuko Thurlow, una superviviente de Hiroshima. Durante el encuentro, el Papa sopló la vela de la "Llama de la Paz", que se extrajo de las brasas de la bomba atómica en 1945.

Santo Padre, ¿podría apagar esta llama para que nunca más haya otro Nagasaki, para que nunca más haya otro Hiroshima?

Otra llama de la bomba de Hiroshima arderá hasta que cese el uso de las armas nucleares.

KG

TR: AM