Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Perdonan al conductor que mató a tres de sus hijos: “Cuando perdonas, te liberas”


Sienna, Antony, Angelina y Veronique. Estos eran los 4 niños que fueron asesinados por un conductor ebrio y drogado, mientras caminaban para comprar helado el 1 de febrero de 2020. 

Leila Abdallah era la madre de tres de ellos, pero encontró la fuerza para perdonar públicamente al hombre que los mató.

LEILA ABDALLAH
Estábamos pensando: ¿Cómo podemos mantener viva la memoria de los niños? Creamos I4Give en honor a los niños y también para mantener vivo el mensaje de perdón.

Leila y su esposo, Daniel, crearon la fundación I4Give y el día de I4Give. Cada aniversario de la tragedia, se llevan a cabo misas en memoria de los niños. 

Este día lo dedican a promover el perdón entre personas que se han visto gravemente ofendidas. 

DANIEL ABDALLAH
Esto promueve que en las familias, comunidades, grupos religiosos o en cualquier ámbito se reflexione sobre el perdón.

La familia quiere difundir la importancia del perdón, no solo hacia la la persona que hizo el mal. Dicen que es clave para que el ofendido pueda pasar página y seguir adelante con su vida.

DANIEL ABDALLAH
Queremos demostrar a la nación que el perdón es tanto para el que perdona como para el perdonado y que cuando perdonas, en realidad te liberas.

El perdón es el primer paso hacia la santidad. Pasamos por la peor tragedia posible que cualquier padre podría enfrentar, pero nunca soltamos a Dios. Hubo personas que vinieron a mí y me dijeron: "¿Cómo puedes amar tanto a Dios?" Les dije: “¿Adónde más puedo ir? ¿Con quién más podría querer estar?

La fe para los Abdallah fue la que los ayudó a superar la pérdida de sus hijos. Creen que sin un corazón que perdona, la gente nunca puede alcanzar la grandeza.

Estoy tan feliz de que mamá y papá perdonaron al conductor.

SA