Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Tánger: desde 2011 la diócesis atendió a 7.000 migrantes


El norte de África es un lugar de tránsito para las personas que buscan una vida mejor en Europa huyendo de la pobreza, la violencia o la persecución religiosa. Varias organizaciones religiosas trabajan en este territorio.

EMILIO ROCHA
Administrador apostólico, diócesis de Tánger
Estamos trabajando continuamente con migrantes. Tanto de los que, de alguna manera, tienen una situación legal más reconocida porque son estudiantes, como los que están aquí buscando un tipo de salida hacia España fundamentalmente.

Esto hace que el contacto con ellos lleve a vivirlo con particular dramatismo porque ponemos nombres y caras, no quizás a los que han fallecido en esta oleada, pero sí a otros tantos que lo han intentado.

La Delegación Diocesana de Migraciones de Tánger ha atendido a más de 7.000 personas en el norte de Marruecos desde su creación en 2011. Señalan que ya no solo atienden a hombres sino también a niños y mujeres porque la migración se ha feminizado durante los últimos años. También han diversificado sus programas.

EMILIO ROCHA
Administrador apostólico, diócesis de Tánger
Hay una tarea de primer apoyo psicológico, sanitario, alimenticio, de higiene.

Y al mismo tiempo se está haciendo un trabajo últimamente más intenso en los países de origen, fundamentalmente aquellos de los que más migrantes nos están viniendo, para tratar efectivamente de colaborar en la medida de nuestras posibilidades para que la migración se corte en los países de origen. Evidentemente, la gente que huye de sus países lo hace porque no tienen medios de vida. Nadie se va de su país por deporte y por afición.

Estas organizaciones realizan un trabajo en red no solo con otras asociaciones aconfesionales. También con la Administración española y marroquí. Juntos pueden llegar más lejos.

JOSEP BUADES
Servicio Jesuita a Migrantes
La Iglesia fundamentalmente está al pie del terreno. Está socorriendo a los heridos en el lado marroquí. Desarrollando una labor de misericordia, una labor humanitaria que entra dentro del estatuto de la Iglesia en el Reino de Marruecos

La Iglesia está acompañando, está sirviendo y está abogando, está defendiendo los derechos.

Es una labor en la que la Iglesia busca aliados y nadie está de más.

RM