Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa se reúne con delegación del Patriarcado de Moscú y pide segundo encuentro con Kirill


Tras la sesión plenaria del Congreso de líderes de distintas religiones, hubo tiempo para encuentros bilaterales. El Papa se reunió con el Gran Rabino Ashkenazi de Israel David Lau, y con Yitzhak Yosef, el rabino jefe sefardí de Israel.

También saludó al Patriarca de la Iglesia Ortodoxa de Jerusalén, Teófilo III.

Aunque el encuentro más esperado fue este, con la delegación del Patriarca Ortodoxo de Moscú. 

Esta estaba encabezada por el nuevo ministro de exteriores del patriarcado, quien ya conoce a Francisco porque se presentó a principios de agosto en el Vaticano. Habla perfectamente italiano y se comunicaron en ese idioma durante el encuentro. El Papa volvió a expresar su intención de un segundo encuentro personal con el patriarca.  

 Se esperaba que Kirill y Francisco se reunieran en este Congreso, pero el patriarca decidió no viajar. Su ministro de exteriores señaló que un encuentro de ese calibre debería organizarse de modo independiente a eventos como este. La última vez que ambos se vieron fue a través de una videollamada, con motivo de la guerra en Ucrania, la cual ha generado tensiones entre ambos líderes.

El episodio que quizás más ha podido generar distancia entre ambos fue la advertencia que lanzó el Papa en una entrevista a la prensa italiana, por decir que Kirill no debe ser el monaguillo de Putin.

JRB