Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa en Asís: “Sin amar a los pobres, no se combate ninguna miseria”


El Papa llegó caminando por su propio pie al palacio de congresos en Asís donde se celebró el evento “La economía de Francisco”. Saludó a Domenico Sorrentino, obispo de Asís, y a jóvenes de varios países. Le dieron regalos.

En el salón de actos le esperaban jóvenes de todos los países. Le aclamaron en español.

-Esta es la juventud del Papa.

-Bienvenido, Francisco, bienvenido.

Francisco disfrutó de varias representaciones teatrales y la compañía de los jóvenes. Les llamó a hacer lío.

FRANCISCO
Si no tenéis nada que decir, al menos haced ruido.

El Papa escuchó diferentes iniciativas de jóvenes italianos, de Kenia o Benín.

Tampoco faltaron argentinos. Como este profesor universitario que explicó su proyecto “100 Asís”. Organiza reuniones entre empresarios, trabajadores, sindicalistas, miembros de la Iglesia y vecinos. Quiere fomentar la cultura del encuentro y pensar juntos en soluciones.

En “Economía de Francisco” encontramos el camino para poner en práctica la palabra de su santidad, la esperanza de saber que somos muchos quienes priorizamos la unidad por sobre el conflicto y el bien común como motor de cambio hacia un desarrollo integral.

Otro de los momentos más esperados fue la intervención de esta chica tailandesa, la más joven del evento. Gracias a su presión, el gobierno aprobó una ley para prohibir los plásticos de un solo uso en las 70 compañías más grandes del país. 

Hoy es un ejemplo de lo que podemos conseguir si nos reunimos en una comunidad como esta. Cada uno en esta sala tiene el derecho a que su voz sea escuchada como la mía.

También habló Andrea. Está en la cárcel por arrebatarle la vida a otra persona en un enfrentamiento. Desde hace un año y medio trabaja en la cooperativa bee.4 altre menti, una realidad que jamás esperó encontrar en prisión. Dijo que el trabajo le ayudó a encontrar el sentido de la vida e invitó al Papa a visitar la cárcel.

Sentimos una gran responsabilidad y esperamos poder contribuir a crear una cárcel de donde se salga mejor que como se entró.

En su discurso final, el Papa pidió a los jóvenes que, en vez de reaccionar a una economía que mata, sean más rápidos y creativos que el propio sistema. Dijo que el secreto está en amar a los pobres, algo que el capitalismo no hace.

FRANCISCO
No debemos amar la miseria. De hecho debemos combatirla. Sobre todo creando trabajo, trabajo digno. No debemos amar la miseria. Pero el Evangelio dice que, sin amar a los pobres, no se combate ninguna miseria.

El evento terminó con la firma por parte del Papa y la ponente más joven de un pacto para hacer realidad todos los compromisos de la economía de Francisco.

RM