Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco pide redescubrir la oración de adoración: “Nos libera”


El Papa Francisco llegó a la ciudad de Matera, en Italia, para la clausura del 27º Congreso Eucarístico Nacional, donde fue recibido entre aplausos y muestras de afecto al pasar entre la multitud. 

En su homilía, Francisco reflexionó sobre la importancia de la Eucaristía en la vida cotidiana. Recordó que es importante poner este sacramento en primer lugar como centro de la vida espiritual.

FRANCISCO
Recordemos esto: quien adora a Dios no se convierte en esclavo de nadie. Es libre. Redescubramos la oración de adoración, una oración que a menudo olvidamos. Adorar, la oración de adoración, redescubrámosla. Nos libera y nos devuelve nuestra dignidad de hijos, no de esclavos.

Reflexionando sobre la parábola evangélica de Lázaro y el hombre rico, el Papa Francisco criticó la indiferencia a las que se enfrentan tantas personas necesitadas hoy en día.

PAPA FRANCISCO
Queridos hermanos y hermanas, es doloroso ver que esta parábola sigue siendo parte de nuestros días: las injusticias, las desigualdades, los recursos de la tierra mal repartidos, el abuso de los poderosos contra los débiles, la indiferencia ante el grito de los pobres, el abismo que cavamos cada día generando marginación. Todo esto no puede dejarnos indiferentes.

Al ser un Congreso Eucarístico, tuvo especial relieve el momento en el que unas familias llevaron al altar el pan y el vino que se usaría en la celebración.

Al terminar la misa, el cardenal Matteo Zuppi, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, pronunció unas palabras de agradecimiento por la visita de Francisco.

Gracias por este esfuerzo que ha realizado de buen grado y siempre con una sonrisa para estar con nosotros. Realmente usted es un ejemplo para todos.

A continuación, el Papa regaló al cardenal este cáliz y bendijo una imagen de María y Jesús. Fue su segunda salida por Italia tras sus problemas de rodilla.

KG

TR: CA