Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Cardenal Salazar: No hemos sido capaces de acompañar suficientemente a las familias rotas


Hay un tema que aflora permanentemente en el Sí­nodo es cómo acompañar a las familias de una forma eficaz. El cardenal Rubén Salazar hace autocrí­tica.

CARD. RUBÉN SALAZAR

Arzobispo de Bogotá (Colombia)

"Yo me atreverí­a a decir que buena parte de los problemas que nosotros estamos viviendo en este momento en cuanto a familias disfuncionales, en cuanto a familias, -podemos llamarlas así­-, heridas, con problemas, separaciones, etcétera, se debe en buena parte en que nosotros no hemos sido capaces de acompañarles suficientementeâ?.

En Colombia se repite la situación de muchos paí­ses: cada vez menos parejas se casan y las uniones son más inestables. Además, 8 de cada 10 niños nacen fuera del matrimonio. 

CARD. RUBÉN SALAZAR

Arzobispo de Bogotá (Colombia)

"Hay mucho embarazo de adolescentes. Hay como una cierta irresponsabilidad general frente al hecho de traer niños al mundo pero, al mismo tiempo, hay también como una poca conciencia de lo que necesitamos nosotros como una relación sólida y firme para construir familias también sólidas y firmesâ?.

Reconoce que no siempre se han encontrado los métodos apropiados para acercarse a estas familias pero que deben estar en el centro de las nuevas fórmulas pastorales.

CARD. RUBÉN SALAZAR

Arzobispo de Bogotá (Colombia)

"Tenemos que trabajar con esas familias. No solamente con las familias clásicas bien construidas, con matrimonio católico, donde se vive una fe fuerte sino con estas familias, que son la inmensa mayorí­a de nuestra gente. Pienso que en Colombia ya hemos dado ese paso de tomar una pastoral familiar mucho más amplia que se dirija a todosâ?.

Durante la primera semana, el Sí­nodo se centró en el análisis de los desafí­os para la familia, después los participantes reflexionaron sobre cómo la doctrina y el Evangelio ayudan a las familias. En los próximos dí­as, se pondrán sobre la mesa propuestas concretas de acompañamiento para cada situación.

AC

MG

V

-PR

Up:ATO