Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa a consagrados: Imitad a los fundadores que no temieron ensuciarse las manos


Con la basí­lica a oscuras comenzó esta misa presidida por el Papa en la fiesta de la presentación de Jesús en el templo. Llevaban solo estas velas como sí­mbolo de que Jesús es la luz del mundo.

Cada 2 de febrero se celebra además la Jornada Mundial de la Vida Consagrada y también en este 2016 el final del Año de la Vida Consagrada.

El Papa Francisco explicó que encontrarse con Cristo cambia la vida.

FRANCISCO

"Quien encuentra de verdad a Jesús no puede permanecer como antes. Es la novedad que hace nuevas todas las cosas. Quien vive este encuentro, se convierte en testigo y hace posible el encuentro para los demásâ?.

Dijo que los consagrados y religiosos tienen como misión hablar al mundo de Jesús, que quiso hacerse hombre para compartir la condición humana.

FRANCISCO

"Los consagrados y las consagradas están llamados a ser signo concreto y profético de esta cercaní­a de Dios, de este"compartirâ? con la fragilidad, el pecado y las heridas del hombre de nuestro tiempoâ?.

Les pidió que no se olviden de lo que hicieron cada uno de sus fundadores y les invitó a que sigan su ejemplo.

FRANCISCO

"Nuestros fundadores estuvieron movidos por el Espí­ritu y no tuvieron miedo de ensuciarse las manos con la vida cotidiana, con los problemas de la gente, recorriendo con valor las periferias geográficas y existencialesâ?.

Por último, les invitó a dar gracias por su encuentro con Cristo y por el regalo de la vocación que han recibido.

Al terminar la Misa, el Papa salió a la plaza y saludó a los que no habí­an podido entrar a la basí­lica. Les dijo que nunca olviden la primera vez que recibieron la llamada de Dios y les pidió que sigan rezando para que haya más vocaciones.

AC

CTV

JM

-BN

Up:AC