Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Lo que la Iglesia dice sobre donación de óvulos, fecundación in vitro y células madre


Los avances tecnológicos en el ámbito de la reproducción han levantado nuevos interrogantes. Prácticas como la donación de óvulos, la fecundación in vitro y el uso de células madre son cada vez más comunes y muchos se preguntan qué opina la Iglesia al respecto.

La investigadora Helen Watt estudia el impacto ético del aborto, los métodos de fecundación artificial y los valores cristianos.

HELEN WATT
Anscombe Bioethics Centre
“El problema no es la tecnología en sí misma, porque muchas veces logra cosas importantes para ayudar a parejas a concebir un hijo con una relación sexual entre hombre y mujer: Nadie está contra la tecnología que respeta al ser humano y el papel del marido y la mujer y los ayuda a concebir un hijo. El problema viene cuando la tecnología reemplaza el papel del marido y la mujer. En estos casos se rompe el proceso natural de la maternidad con prácticas como la donación de óvulos o los vientres de alquiler”.

Esto significa que la Iglesia apoya el uso “responsable” de células madre, cuando los embriones humanos no son alterados o destruidos en el proceso, sino tratados como vida humana. En la encíclica de Juan Pablo II “Donum vitae” dice que "desde el momento en que el óvulo es fecundado, se inaugura una nueva vida ”. También considera inapropiado el uso de estas tecnologías cuando se utilizan para concebir fuera del matrimonio entre hombre y mujer.

HELEN WATT
Anscombe Bioethics Centre
“A veces vemos a mujeres que permiten que sus óvulos sean usados para crear embriones para que luego sean destruidos, porque son usados para la investigación. En estos casos no se usa la tecnología para la maternidad, que se basa en la aceptación y bienvenida de un niño tras un acto de amor, esto es fabricar un niño con tu óvulo para que sea usado para experimentos. Se trata de cosechar células solo para beneficio científico”.

Explica que la maternidad es una responsabilidad importante y poderosa. Un rol que se debe asumir de manera cuidadosa y sensata.   

HELEN WATT
Anscombe Bioethics Centre
“A veces animan a las mujeres que quieren ser madres a hacer todo lo posible para conseguirlo. A estas mujeres con problemas de fertilidad, las alientan a rechazar sus embriones, a usar y explotar el cuerpo de otras mujeres, a buscar donantes de óvulos o vientres de alquiler si lo necesitan. Tenemos una actitud realmente insana en el camino para lograr la maternidad”.

Estas actitudes afectan a toda la sociedad, empezando por la familia. La Iglesia católica dice que la cuestión no es la tecnología en sí, sino el hecho de destruir nuevas vidas. La Iglesia apoya a madres y familias a perseguir el sueño de la maternidad siempre y cuando la dignidad humana sea respetada.