Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.


Francisco a líderes europeos: Mirad más a los rostros que a los números

Francisco vuelve a bajar a la arena de los problemas europeos con un encuentro ante líderes religiosos y políticos del Viejo Continente. Se reunieron en el Vaticano para hablar de los retos de la Unión Europea. El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Trajani, los resumió así: 

“La reflexión que hoy hacemos sobre el futuro de Europa es más necesaria que nunca para eliminar la distancia entre ciudadanos y nuestra Unión. Para reforzar el sentido de pertenencia a nuestro proyecto debemos dar a los pueblos europeos respuestas concretas sobre los temas que más les preocupan: el paro juvenil, el terrorismo, la inmigración ilegal”.

El Papa pidió a los líderes europeos que miren más los rostros que los números. Dijo que los problemas de las personas se han reducido a principios abstractos. Denunció que ya no existen ciudadanos sino votos, y que tampoco existen trabajadores, sino indicadores económicos. 

FRANCISCO
“Las personas tienen rostros, nos obligan a una responsabilidad real, activa, personal. Las cifras nos mantienen ocupados con razonamientos, también útiles e importantes, pero quedarán siempre sin alma. Nos ofrecen excusas para no comprometernos porque nunca llegan a tocar nuestra propia carne”.

Francisco dijo que Europa necesita recuperar su identidad y que esto provoca sociedades individualistas, cerradas, con miedo a entrar en contacto con otros.

FRANCISCO
“La comunidad es el más grande antídoto contra los individualismos que caracterizan nuestro tiempo, a esa tendencia difundida hoy en Occidente, de concebirse y vivir en soledad. Se malinterpreta el concepto de libertad, entendiéndolo como si fuera el deber de estar solos, libres de cualquier lazo, y consecuentemente se ha construido una sociedad sin raíces, privada del sentido de pertenencia y de heredad. Y para mí esto es grave”.

El Papa dijo que el individualismo es el causante de la insolidaridad que la sociedad e instituciones europeas padecen. Recordó que un proyecto sale adelante con el sacrificio de todos, no solo de unos cuantos.