Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Roma celebra el 350 aniversario de Francesco Borromini, revolucionario de la arquitectura


Los Museos Vaticanos, la Academia Nacional de San Luca y la Universidad La Sapienza celebran el 350 aniversario de la muerte de Francesco Borromini, un importante arquitecto italiano que revolucionó la estética romana.

Borromini transformó el concepto arquitectónico y las reglas clásicas para crear un estilo libre y personal, desde una gran versatilidad y vitalidad artística. Por eso, algunos arquitectos lo definen como “el gran corruptor de la arquitectura”.

LUCA RIBICHINI
Universidad La Sapienza (Roma)

“Su gran capacidad fue mirar al pasado, asimilar todo lo que le fue posible desde el punto de vista del orden, de la forma, de las líneas... Y después recrear un nuevo orden, un nuevo modo de dar forma a los objetos que refleja claramente el eclecticismo de este arquitecto”.

Borromini demostró una gran pasión por el diseño, que todavía puede apreciarse en una arquitectura armoniosa que conjuga espirales con líneas rectas y curvas. Un estilo propio y característico inserido dentro del estilo barroco.

TIZIANA D'ACCHILLE
Academia de Bellas Artes de Roma

“Ha significado una alteración positiva de la planificación urbana, pero sobre todo de las formas. De estas formas insólitas que pueden inserirse en una estética manierista, por así decirlo, que aunque no acaben de corresponderse a ella dan una idea de la exaltación del estilo. La ciudad de Roma es una ciudad barroca, y Borromini es un protagonista de la Roma barroca”.

Trabajó para muchas congregaciones y órdenes religiosas, y se hizo amigo del papa Inocencio X, que fue su gran apoyo. Entre sus obras más características se encuentran la Galería Borromini, en el Palacio Espada, la restauración de San Juan de Letrán y San Pablo Extramuros, o un proyecto no realizado de ampliación del Palacio Pamphili, en Piazza Navona.

Los Museos Vaticanos, la Universidad de la Sapienza y la Academia Nacional de San Luca preparan un gran congreso internacional, una exposición y un concurso fotográfico para estudiar este pensamiento revolucionario que tanto ha influido en la arquitectura barroca de Roma.