Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco pide a los cristianos un examen de conciencia sobre el trato a los pobres


El Vaticano ha presentado el Mensaje para la Segunda Jornada de los Pobres que tendrá lugar el próximo 18 de noviembre.

El texto se titula, “Este pobre gritó y el Señor lo escuchó”. En él Francisco invita a cada cristiano a hacer un examen de conciencia para comprobar si ha escuchado el grito de los pobres. 

MONS. RINO FISICHELLA
Presidente, Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización
“Es una dimensión cultural, es una dimensión con la cual vamos a interpretar nosotros mismos esta cuestión de un narcisismo que nos afecta y que no conduce a una condición existencial de gozo y de participación y responsabilidad con los otros”.

La Jornada de este año contará con iniciativas especiales como por ejemplo la asistencia médica gratuita que se ofrecerá a las personas necesitadas a través de un centro médico provisional en la plaza de San Pedro. Para poder atender a más usuarios, el hospital permanecerá abierto hasta tarde.

MONS. RINO FISICHELLA
Presidente, Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización
“Muchos de los pobres viven en la noche, son el pueblo de la noche. Por eso, tenemos que corresponder con esta iniciativa del hospital de campaña para procurar a los pobres una experiencia de participación y de atención particular”.

También se celebrará una misa en la basílica de San Pedro en la que las personas pobres serán las protagonistas. El Papa presidirá la ceremonia y después compartirá mesa y mantel con ellos en el Aula Pablo VI. Este año acudirán unas 3.000 personas al almuerzo.

La Jornada Mundial de los Pobres se estableció por expreso deseo de Francisco en 2017 como un signo con el que la Iglesia quiere hacerse presente en la vida de quienes son víctimas de la cultura del descarte.