Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco advierte en Estonia: El bienestar no es sinónimo de vivir bien


De los países bálticos visitados por Francisco Estonia es el que menos católicos tiene; el 0.5%. Además, el 70% de sus 1.300.000 habitantes no siguen ninguna religión. 

La presidenta Kersti Kaljulaid recibió al Papa en el aeropuerto. Allí pudieron escuchar a un coro de primera categoría como este.

En el palacio presidencial la presidenta le hizo este simpático regalo: el carné digital de ciudadano. 

Minutos después, ante todas las autoridades del país Francisco advirtió del peligro de crear sociedades sin raíces, más centradas en las tecnologías que en las personas. 

FRANCISCO
“Conviene recordar que el bienestar no es siempre sinónimo de vivir bien. Depositar toda la confianza en el progreso tecnológico como única vía de desarrollo puede causar la pérdida de capacidad para crear lazos interpersonales”.

Francisco hizo hincapié en la necesidad de fomentar sociedades con raíces por dos motivos: para agradecer el bienestar recibido por el trabajo de las generaciones pasadas y para evitar un grave problema, el de la falta de sentido vital. 

En los países bálticos es alta la tasa de suicidios. Según la Organización Mundial de la Salud, Lituania, Estonia y Letonia están entre los 15 países donde más personas se quitan la vida. Por otro lado, la falta de arraigo a su propio país afecta al 15% de los emigrantes que viven fuera de Estonia.