Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Oficial del Vaticano se retira para aclarar acusaciones de abusos


Con este comunicado, el Vaticano ha anunciado que el sacerdote Hermann Geissler ha pedido “abandonar su servicio” en la Congregación para la Doctrina de la Fe. 

El sacerdote, que era el superior de la sección doctrinal de este dicasterio, dice que lo hace para limitar el escándalo y dice que es inocente. 

Le acusa una mujer que perteneció a su congregación, la Familia Espiritual La Obra. Dice que le hizo propuestas deshonestas durante la confesión. Los hechos se remontan al año 2009, pero la mujer los denunció en 2014. 

Según explica el “National Catholic Reporter”, la mujer recibió una carta de la Congregación en la que explicaba que el sacerdote había reconocido que cometió “gestos imprudentes en dos ocasiones”, que “había pedido perdón por ellos”, que había sido “amonestado” y que se le había requerido ser “prudente y vigilante en el futuro”. 

Sin embargo, en el comunicado vaticano, el sacerdote asegura que es inocente, que “la acusación no es verdadera y pide que se continúe el proceso canónico ya iniciado”. Además, “se reserva proceder con otras medidas legales”.