Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

El Papa lanza una estrategia en 8 puntos para acabar con los abusos


El Papa ha concluido la Cumbre del Vaticano contra los abusos llamando a una movilización de la Iglesia católica para acabar con esta cuestión.

FRANCISCO
Hago un sentido llamamiento a la lucha total contra el abuso de menores en todos los ámbitos, tanto en el sexual como en otros, por parte de todas las autoridades y de todas las personas, porque se trata de crímenes abominables que hay que extirpar de la faz de la tierra”.

Francisco ha concluido la Cumbre con una propuesta de 8 puntos inspirados en la campaña de la Organización Mundial de la Salud contra la violencia infantil.

En el primero recuerda a los obispos que contra los abusos deben dejar de lado la idea de que en esta crisis hay que proteger el buen nombre de la Iglesia.

FRANCISCO
Es necesario cambiar la mentalidad para combatir la actitud defensiva-reactiva de salvaguardar la Institución, en beneficio de una búsqueda sincera y decidida del bien de la comunidad, dando prioridad a las víctimas de los abusos en todos los sentidos”.

Las otras medidas incluyen entregar a los culpables a la justicia, reparar por el daño cometido, mejorar la selección y preparación de los candidatos al sacerdocio, y por supuesto no encubrir abusos.

FRANCISCO
Son normas, no orientaciones. Ningún abuso debe ser jamás encubierto ni infravalorado (como ha sido costumbre en el pasado), porque el encubrimiento de los abusos favorece que se extienda el mal y añade un nivel adicional de escándalo”.

En el intenso discurso el Papa ha comparado los abusos con los sacrificios humanos; ha lamentado la extensión del fenómeno en ámbitos domésticos, educativos y deportivos; y ha dicho que es aún más grave en la Iglesia porque contrasta con su autoridad moral y su credibilidad ética.