Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Nueva ley del Papa obliga a empleados del Vaticano a denunciar los abusos


El Papa toma nuevas medidas concretas contra los abusos. Lo hace a través de dos nuevas leyes, una para empleados de la Santa Sede y otra para los del Estado Vaticano; y unas líneas guía para la atención pastoral en el Vaticano. 

Son textos sobre todo con finalidad ejemplar, pero incluye importantes novedades. 

A partir de ahora, cada vez que conozcan un caso de abusos, deberán denunciarlo ante el Fiscal del Vaticano. Las líneas prácticas añaden que en todos los casos se invitará a las víctimas a que también ellos mismos hagan la denuncia.

Establece un nuevo cargo en Ciudad del Vaticano, el “Referente”, al que pueden dirigirse las víctimas de abusos para denunciar lo ocurrido. 

Establece por ley que todas las víctimas deben ser escuchadas y luego informadas de la marcha del proceso y de las medidas contra el abusador. 

Añade que para trabajar en el Vaticano deberá comprobarse que el candidato puede interactuar con menores y adultos vulnerables. 

Además, la persona declarada culpable perderá sus encargos en el Vaticano. Las dos nuevas normas son civiles y no excluyen un proceso canónico al acusado, que incluiría nuevas sanciones. 

El texto refleja lo que el Papa dijo al concluir la cumbre mundial contra los abusos. 

FRANCISCO
“Son normas, no orientaciones. Ningún abuso debe ser jamás encubierto ni infravalorado (como ha sido costumbre en el pasado), porque el encubrimiento de los abusos favorece que se extienda el mal y añade un nivel adicional de escándalo”.

Además, las nuevas leyes contienen otros elementos muy relevantes. Por ejemplo, los abusos prescriben 20 años después de que el menor cumpla 18, cuando el código civil vigente establecía 4 años. También equipara legalmente los menores a los adultos vulnerables. 

Son muy interesantes las medidas de las Líneas prácticas, por ejemplo que para contactar al menor por teléfono o en redes sociales, hará falta el permiso escrito de sus padres y tutores; y no se harán fotos a menores sin el permiso de los padres o tutores.

El Vaticano está preparando otro texto sobre la obtención y posesión de material pornográfico, y una guía práctica para obispos sobre cómo afrontar los casos de abusos.