Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Papa a líderes enemigos de Sudán del Sur: Vuestra gente está cansada de la guerra


Francisco clausuró el retiro espiritual por la paz en Sudán del Sur en el que participaron dos de los culpables de la guerra: el presidente Salva Kiir, y su exvicepresidente, Reik Machar.

La convocatoria fue una idea del primado de la Iglesia anglicana, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, quien también compartió este retiro de dos días junto a los dos líderes enfrentados. El Papa ofreció su casa, Santa Marta, como sede de este encuentro que ha querido ir más allá de la dimensión puramente diplomática.

También participó parte del futuro gobierno de transición de Sudán del Sur y miembros del Consejo de Iglesias del país.

Sin romper con el clima de recogimiento, Francisco tomó la palabra. Recordó que el primer deber de un gobernante es proteger la paz.

FRANCISCO
“Queridos hermanos y hermanas, no olvidemos que a nosotros, líderes políticos y religiosos, Dios no ha confiado el deber de ser guías de su pueblo: nos ha confiado mucho y por eso mismo nos pedirá también mucho a nosotros”.

Lamentó ante estos políticos que el pueblo sea el que más haya sufrido por esta guerra civil que, desde 2013, asola a la nación más joven del mundo. Por eso, insistió en que la paz es todavía posible y para alcanzarla invitó a perdonar y a superar las diferencias.

FRANCISCO
“La gente está cansada y agotada por las guerras pasadas. Por favor, recordad que con la guerra todo se pierde. Vuestra gente hoy anhela un futuro mejor que pasa por la reconciliación y la paz”.

El encuentro concluyó con una oración y después el Papa improvisó unas palabras dirigidas, directamente, hacia los dos líderes responsables de la guerra.

FRANCISCO
“Os pido como un hermano: mantened la paz. Os lo pido con el corazón”.

Y entonces Francisco, en un gesto totalmente imprevisto, se acercó a Salva Kiir, a Reik Machar y a quienes serán los vicepresidentes del país y besó los pies de todos ellos.