Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

La Scala Santa vuelve a abrir sus puertas a los peregrinos totalmente restaurada


La espera ha terminado. Tras estas cortinas está la Scala Santa totalmente restaurada después de un largo proceso en el que se ha devuelto todo el esplendor a sus frescos y a sus escalones.

Son los mismos escalones que Jesús subió en el palacio de Poncio Pilato cuando fue condenado a muerte. Para esta ocasión especial, el cardenal Angelo De Donatis los bendijo. El rector del Santuario explica la emoción del momento.

P. FRANCESCO GUERRA
Rector, Scala Santa
“El hecho de que ahora los peregrinos puedan subir de nuevo estos escalones es una emoción muy especial. Ha sido una larga espera. Este momento es muy importante”.

Los Museos Vaticanos también tuvieron un papel destacado en la restauración. Desde la década de 1920 cuentan con un laboratorio específico para ocuparse con esmero de que frescos y pinturas se mantengan en perfecto estado de conservación.

BARBARA JATTA
Director, Museos Vaticanos
“Mi predecesor contaba con técnicos y especialistas que comenzaron a trabajar hace 20 años en la Scala Santa, en sus frescos y en todo el edificio en general”.

“Es increíble. Es un milagro y me siento afortunada por formar parte de todo esto”.

GUIDO CORNINI
Departamento de Artes Decorativas, Museos Vaticanos
“Esta restauración que presentamos hoy comenzó en 2012. Se restauraron los frescos centrales sobre la Scala Santa, el camino principal que recorren los peregrinos que proceden de la plaza y van a la capilla de San Lorenzo”.

Muchos peregrinos no pudieron esperar y acudieron para subir en oración y de rodillas estas escaleras.

SOR AGNESE
“Ha sido difícil para mí porque los escalones están tan desgastados que me ha costado subirlos con mis rodillas de anciana pero lo hecho con todo el corazón. He pensado en Jesús que subió esta escalera para dar la vida por nosotros”

ANTONIO
“Es algo maravilloso, precioso. Aunque lo tengas que hacer rápido, merece la pena”.

La restauración eliminó tierra, papeles e incluso plásticos que se habían quedado bajo los tablones de madera que cubrían el mármol. Además, cada una de las gotas de sangre que se cree que eran de Jesús todavía se han tratado con mayor cuidado.

Durante el evento se explicaron los detalles de esta restauración y se celebró además una misa de acción de gracias por la oportunidad de contar, más de dos mil años después, con esta escalera que en Pentecostés volverá a cubrirse con maderas.