Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Francisco visita cárcel el Jueves Santo: Nuestro corazón debe querer servir a los demás


Durante el Jueves Santo el Papa visitó la cárcel de Velletri, a unos 50 kilómetros de Roma. Conmemoró la institución de la Eucaristía y la Última Cena allí y habló ante los prisioneros sobre la importancia del servicio.

FRANCISCO
“Es cierto que en la vida hay problemas, peleas entre nosotros, pero esto debe ser algo que pasa, algo pasajero, porque en nuestro corazón siempre debe estar este amor por servir a los demás”.

El Papa les dijo que el verdadero poder es ponerse al servicio de los que menos cuentan y los débiles, tal como Jesús hizo en la Tierra.

FRANCISCO
“Cuando uno llegaba a una casa, para una visita o para una comida, estaban los esclavos que lavaban los pies y Jesús hace ese gesto. Lavar los pies. Hace un gesto de esclavo, Él, que tenía todo el poder, Él, que era el Señor, hace un gesto de esclavo. Y luego dice: haced este gesto entre vosotros, es decir, servid el uno al otro”.

El Papa recuerda cómo los apóstoles también discutían entre ellos sobre quién era el más importante, algo que también ocurre en nuestros días.

FRANCISCO
“El obispo no es el más importante. El obispo debe ser el que más sirve. Y cada uno de nosotros debe ser servidor de todos los demás. Esta es la regla de Jesús, la regla del Evangelio, la regla del servicio, no el dominar, el hacer daño, el humillar a los otros. Servicio”.

Tras la homilía el Papa demostró con hechos lo que había predicado. Lavó y besó los pies de doce reclusos. Les dio la mano. Los prisioneros eran de cuatro países: nueve de Italia, uno de Brasil, otro de Costa de Marfil y uno de Marruecos.

Al final de la ceremonia, los prisioneros entregaron regalos al Papa, como una cruz, cestas llenas de caramelos, libros o flores para darle las gracias.

Y luego, quienes participaron en la Misa, presos y personal de la cárcel, despidieron al Papa entre aplausos llenos de emoción.