Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Reabren el icónico Palacio Napoleón en el centro de Roma


En pleno centro de Roma, frente a Piazza Venezia y Via del Corso, un pequeño edificio destaca por su delicada estructura y un curioso balcón verde que sale de la estructura.

Diversas leyendas se cuentan de él. Y por ejemplo, que una elegante mujer se asomaba desde allí para observar el tráfico de carrozas y transeuntes en la antigua Plaza San Marco. Era Letizia Ramolino, madre de Napoleón, quien compró la obra del arquitecto Giovanni Antonio De Rossi, en 1818.

Años de historia que han sido abiertos al público tras obras de restauración que contaron con el apoyo de inversión privada.

MARCO SESANA
Generali Italia and Global Business Lines
“Restituyendo lugares que son parte de nuestra historia a la población.”

Dentro del palacio se conserva un modelo de la escultura de Napoleón Bonaparte como Marte Pacificador, además de pinturas que adornan las paredes y frescos que muestran el explendor y riqueza de esta familia.

El piso está adornado con pequeños mosaicos que forman ricos diseños de la época, pero están protegidos por una plataforma transparente que preserva años de historia.

Ahora los habitantes de Roma y los miles de turistas que acuden a la Ciudad Eterna podrán disfrutar de este lugar convertido en una gran sala de exhibiones artísticas.

El próximo 6 de octubre acoge su primera muestra sobre Impresionismo con 50 obras de colecciones privadas y nunca prestadas de artistas como Monet, Renoir, Cézanne y Gauguin.