Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

Rome Reports

Usted está usando un navegador desactualizado

Con el fin de ofrecer la mayor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de vanguardia en desarrollo web que requieren un navegador moderno. Para poder visualizar esta página, usa Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior.

Esta esquiadora olímpica usa el entrenamiento físico para explicar la fe a las madres


Esquiadora olímpica, entrenadora personal, campeona mundial, madre y católica: esta es Rebecca Dussault, también conocida como "Fit Catholic Mom".

Después de participar en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2006, comenzó a basarse su carrera para hablar a las mujeres sobre Dios a través del deporte. Su objetivo es ayudar a las madres a vivir mejor, incluyendo bienestar espiritual, físico y mental.

REBECCA DUSSAULT
Fit Catholic Mom
“Fit Catholic Mom surgió después de años de entrenar a mujeres. Yo quería llegar más lejos y no era suficiente solo donar mi conocimiento y experiencia a 4, 5, 6 mujeres a nivel local. Realmente quería hacer de esta una transición global para que las madres católicas redescubran su salud, su felicidad, su santidad y cómo se complementan todas esas cosas ".

Rebecca Dussault explica que las mujeres acuden a ella con sobrepeso, miedo al embarazo, sufrimiento emocional y sequedad espiritual. Ella las ayuda a abordar cada problema con mentalidad deportiva, fijándose un objetivo cada vez.

REBECCA DUSSAULT
Fit Catholic Mom
“El deporte es una herramienta poderosa para muchas cosas. Acerca a las personas a Dios porque descubres mucho del espíritu humano, nuestro coraje, valentía, excelencia, nuestra fraternidad, nuestra manera de desafiar nuestra zona de confort. Cuando usan el deporte como escuela de excelencia, ese terreno fértil para aceptar el desafío contra nosotros mismos de ser mejores, entonces podemos crecer, luego podemos aprender y prosperar”.

Sus consejos sobre entrenamiento físico y conferencias en Estados Unidos ayudan a las madres a introducir disciplina en sus vidas. Desde que comenzó en 2006, ha conseguido multiplicar la confianza de miles de mujeres.

Melissa Butz
Traducción: Daniel Díaz Vizzi